ROOIBOS

Desde: 1,47

Desde: 1,47

Rooibos a granel

Origen: España

El Rooibos a granel no se elabora a partir de la planta de té, nuestra conocida Camellia sinensis, sino a partir de un arbusto de origen sudafricano, el Aspalathus linearis. Si bien en afrikáans su nombre se traduciría como “arbusto rojo” no debemos confundir al rooibos con el té rojo ya que, básicamente, el rooibos no es un té.

 

Limpiar
SKU: 1819 Categoría:

Descripción

Rooibos a granel

Origen: España

El Rooibos a granel no se elabora a partir de la planta de té, nuestra conocida Camellia sinensis, sino a partir de un arbusto de origen sudafricano, el Aspalathus linearis. Si bien en afrikáans su nombre se traduciría como “arbusto rojo” no debemos confundir al rooibos con el té rojo ya que, básicamente, el rooibos no es un té.

¿Cómo preparar rooibos?

Veamos paso a paso cómo puedes sacarle partido a tu rooibos y preparar una infusión realmente maravillosa.

 

1. Mejor a granel que en bolsa

El gran secreto de una buena infusión es contar con materia prima de primera. Si la hierba a utilizar no es de calidad, la infusión no tendrá el sabor deseado.

El rooibos sigue las mismas reglas generales que el té: presta atención a la entereza de sus hojas. Los tés de mayor calidad se componen de hojas enteras y poco degradadas, mientras que en aquellos de calidad inferior puedes encontrar trozos de hojas, tallos e incluso polvo.

Por esto, siempre es mejor intentar esquivar las bolsitas de infusiones, aunque sea más fácil dar con ellas. Las bolsas no permiten que se desarrollen los sabores de forma correcta y a menudo se usan para acumular materia prima de menor calidad.

2. Cuidado con el agua del grifo

El agua es, junto con la hierba a utilizar, el ingrediente más importante de la preparación y, sin embargo, uno de los más descuidados. Por lo general, no solemos tener en cuenta esta variable y he aquí cuando la infusión falla.

Al ser el principal componente de una infusión, si el agua contiene cal o cierta salinidad, podría afectar al sabor final. Por este motivo, te recomendamos utilizar un descalcificador o, en su defecto, optar por agua embotellada.

3. La temperatura del agua

Lo ideal sería utilizar una tetera que nos permita controlar que el agua no llegue a ebullición. Recuerda que el agua debe estar a una temperatura de alrededor de 90-95ºC para el rooibos. Para corroborar la temperatura puedes utilizar un termómetro de cocina o simplemente, llevar el agua a ebullición y luego dejar que se enfríe un poco.

4. Adecua las cantidades

Otro paso importante es adecuar la cantidad de hierba a la infusión que vamos a preparar. En el caso del rooibos deberías calcular unos 2,5 gramos por taza. Por supuesto, puedes utilizar más o menos cantidad según si te gusta más suave o más intenso.

5. El tiempo de la infusión

El tiempo que dejes infusionar cada hierba afectará a su sabor final. En el caso específico del rooibos se recomiendan unos 7 minutos de infusión antes de beber.

Cuando acabe la espera, retira el rooibos del agua, no lo dejes en ella mientras bebes. Si no, el sabor de la infusión evolucionará, tornándose más intenso e incluso amargo.

También podéis encontrar el Rooibos en la categoría de tés, infusiones, cafés

Alérgenos:

Trazas: En nuestro almacén se manipulan los productos que indicamos a continuación y, por lo tanto, este artículo puede contener trazas de los siguientes productos: apio, cereales con gluten, crustáceos, pescado, soja, lácteos, mostaza, sésamo, altramuces, cacahuete, moluscos, frutos secos, sulfitos y huevo..

Información adicional

Peso N/D
Grupo 2

50gr, 100gr, 250gr, 500gr

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “ROOIBOS”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *